Saber Iluminar es saber vender

Dotar a una tienda de un ambiente especial, personal, acogedor y a la vez potenciar la venta. Son algunos de los beneficios que puede aportar una buena iluminación al diseño de tiendas. No hay que pasarla por alto y debe tenerse bien premeditada su distribución, ya que una mala iluminación puede cambiar, y mucho, la percepción que el cliente tenga de un comercio.


Los puntos estratégicos y la creación de ambientes: El escaparate, el producto en exposición, el mostrador de caja y los estantes. Son lugares importantes en una tienda que no pueden pasar desapercibidos al cliente y que la iluminación puede ayudar a destacar. Ésta hoy en día va más allá de iluminar productos y espacios. Se trata de crear ambientes que atraigan e inviten a entrar, que despierten emociones, influyan en la decisión de compra y diferencien el carácter de una marca.

La elección de un local que pueda aprovechar al máximo la luz natural es un buen fichaje para el diseño de tiendas. Podremos jugar más con los contrastes. No obstante una tienda necesita otros recursos para potenciar su venta. Actualmente se utilizan alógenos, fluorescentes o LEDs (los cuales ayudaran en el ahorro energético y económico). En tiendas de alimentación la opción del LED es muy adecuada, ya que no emite demasiado calor y así protege los alimentos.

El tipo de iluminación clásica puede utilizarse para aportar elegancia y exclusividad. En ésta se suelen utilizar halógenos (cada vez se usa menos pero se recomienda para destacar productos); Fluorescencia (muy utilizada por su bajo precio y larga vida pero cada vez más se sustituyen por Led), e iluminación de bajo consumo (son lámparas con buena calidad precio, luminosas y de larga duración pero se usan más como elemento decorativo abriéndose paso las de bajo consumo).

undefined

La iluminación moderna es la que necesita mucha más intensidad y cantidad de luz. Aporta el ahorro energético y es cada vez más frecuentada. Se usan recursos como el halogenuro metálico (recomendable en escaparates. Son lámparas de alta luminosidad, larga duración y precio económico), lámparas de inducción (ideales para comercios con techos altos. Ofrece más durabilidad que las Led y menor consumo que el halorogeno metálico): y los populares Led (permiten crear ambientes relajados y cálidos).


Las últimas tendencias en iluminación comercial se caracterizan por ambientes de tonos cálidos, nítida brillantez y efectos de luz impactantes. Hay que jugar con las tonalidades de luz, sombras y luces, dirigiendo la mirada hacia unos u otros productos. El color de las paredes, del techo, de la identidad corporativa e incluso del producto tiene un papel importante. Los colores oscuros requieren más fuentes o recursos de luz general pero destacan mejor la iluminación puntual de los productos. Los tonos claros en interiorismo y decoración no necesitarán de tantos focos o lámparas pero se necesitará más potencia en los lugares que queramos destacar.

http://lda.one/

 

9 razones para incorporar la iluminación a tu estrategia de imagen corporativa.

La iluminación en las zonas exteriores como las fachadas y los jardines, puede darle otra cara al ambiente.

La iluminación de fachadas es una de las maneras más fáciles y rentables para convertir la entrada en un espacio estético y seguro.

Un buen sistema de iluminación dotará de presencia y protagonismo a cualquier espacio.

Funciona como una estrategia de renovación de la imagen corporativa.

Pueden mejorar la calidad urbana al hacer más visibles los espacios.

La iluminación puede comunicar símbolos e iconos corporativos.

Potenciará el establecimiento/edificio como un atractivo comercial.

Mejora el área de influencia del negocio al convertirlo en un punto de atracción y protagonismo social.

Permite personalizar el espacio por medio de contrastes, colores y volúmenes, y así crear la personalidad de la marca.

http://www.lda.one/

undefined

Pagina de inicio