En los establecimientos tenemos varios elementos que pueden ayudar a crear ambientes y uno de los más importantes es la iluminación, ya que gracias a ella podremos ofrecer el ambiente deseado, evocar emociones y proporcionar una mejor experiencia al cliente.

Los diferentes tipos de iluminación, su correcta distribución y su diseño dentro del plano de nuestro local contribuyen a que el cliente se sienta bien, más tranquilo o por el contrario más proactivo, más dinámico.En este segundo caso se conseguiría, por ejemplo, instalando una iluminación de contraste, sin iluminación ambiente y con cambios de iluminación por zonas bastante diferenciadas, que provoca que la vista reciba multitud de inputs desde varios ángulos.


Los componentes principales de la perfecta iluminación en bares y restaurantes son la atmósfera y la división de zonas. La luz adecuada proporciona un ámbito tenue y privado en las mesas y zonas de asientos. La luz debe ser lo suficientemente luminosa para permitir a los huéspedes leer los menús y ver los rostros de sus acompañantes con facilidad, y al mismo tiempo debe ser tenue para crear un ambiente que proporcione privacidad. Por otra parte, los pasillos y zonas de servicio deben estar debidamente iluminados para que sean funcionales.

Las soluciones LED en particular son tan compactas que pueden integrarse fácilmente en la arquitectura, sin poner las fuentes de luz en el centro de atención. La luz debe dar coherencia al conjunto de elementos de nuestro espacio comercial y reforzar la imagen que se pretende proyectar.

http://www.lda.one/

undefined