8 puntos a tener en cuenta para una iluminación exitosa

1. La luz natural debe ser aprovechada en todo lo posible, y complementarla con la artificial donde sea necesario, con lo cual se obtendrán importantes ahorros.

2. Contar con un sistema de regulación de intensidad de luz es necesario para volver más eficiente la iluminación, por lo cual debe verse como una inversión y no como un gasto.


3. Iluminar techos y paredes de la forma más eficiente posible con luminarias de luz reflejada, las cuales deben cumplir con las normas, tanto ergonómica como energética. Luminarias a techo o con efecto bañador de pared reducen el UGR (alude al contexto espacial no a una luminaria y no es resultado de un producto sino de su integración en un espacio determinado). Antes se contemplaba luminaria individual y no la suma de todas y su efecto sobre techo y paredes.


4. En el área de tarea aplicar la luz necesaria en la cantidad requerida para cumplir las funciones requeridas.
5. Potencia de reflexión. Debemos utilizar equipo de alta eficiencia, pues la calidad no tiene costo, se trata de una inversión sobre todo si hablamos de la vida y salud de las personas.


6. Adaptar luz y potencia instaladas al plano y a la altura.


7. Emplear lo último en tecnología en las combinaciones balastro-lámpara, principalmente para el ahorro en el mantenimiento.


8. Utilizar componentes ópticos eficientes, como reflectores y difusores que brinden un buen rendimiento.

http://www.lda.one/

undefined

¿Cómo mejorar la eficiencia de su organización?

Un buen diseño de iluminación cuida el equilibrio entre luz natural y luz artificial, además de la cantidad de luz conveniente para la realización de actividades pues un exceso causa deslumbramientos, desperdicio de energía y aumento de la temperatura del lugar, por otra parte un nivel bajo de iluminación reduce el desempeño de los empleados y genera mala actitud. Instalar interruptores para controlar la iluminación evita los problemas de oscuridad y resplandor.

En cuanto a las luminarias, lo mejor es optar por las que emiten luz blanca, pues en el espacio de trabajo hay que fomentar la concentración y productividad del empleado. Así mismo los focos de la luz deben ser colocados paralelamente a la vista dirigida hacia la pantalla de la computadora.

Una persona que trabaja bajo una luz adecuada es mucho más productiva, pues esta permite desarrollarnos, concentrarnos y trabajar de la mejor manera, además evita dolores de cabeza, cuello, espalda a causa de mantener una mala posición en un intento por aprovechar la iluminación proporcionada.

El nivel óptimo de iluminación aumenta el rendimiento con una mínima fatiga, de este modo, una adecuada iluminación garantizará mejoras considerables en la productividad de la organización.

http://www.lda.one/

undefined

Pagina de inicio