¿Cómo fomentar la productividad del empleado?

Las condiciones del ambiente en el trabajo están directamente relacionadas con el rendimiento de los empleados y la iluminación es un factor que puede actuar en forma positiva favoreciendo el desempeño a la hora de realizar una tarea o de manera negativa, afectando la productividad.


Para un correcto diseño de la iluminación en el espacio de trabajo, el primer paso es que los clientes sean consultados sobre las actividades que se realizarán en la oficina, de este modo habrá que determinar el nivel de exactitud que requiere la tarea, su importancia relativa y la velocidad con la que hay que realizarla, además conocer la edad promedio de los trabajadores permitirá determinar el nivel óptimo de luz que se requiere en el espacio de trabajo.


Demasiada luz, gastará energía; pero muy poca luz, causa una reducción del desempeño y mala actitud hacia el trabajo de parte de los colaboradores”. Del mismo modo, equilibrar la iluminación natural y artificial, al procurar un uso pleno de la luz que entra por las ventanas cuidando que los rayos solares no lleguen de manera directa sobre la superficie del trabajo, junto con la cantidad adecuada de luz artificial permite evitar deslumbramientos y cuidar la temperatura de la oficina.


Lo más recomendable es optar por luminarias fluorescentes, que emiten menos calor que las incandescentes tradicionales y por luminarias blancas, ya que este color fomenta la concentración y productividad del empleado. Así mismo, la técnica de iluminación más apropiada en las salas de reuniones son las luces indirectas, pues permiten tener la luz adecuada para encaminar la mirada hacia la pantalla del proyector. Las luminarias del techo en las oficinas se deben ubicar a los costados, de modo que la vista dirigida hacia la pantalla, quede paralela a los focos de la luz.


Así es como una correcta iluminación puede incrementar la productividad, pues permite evitar la fatiga visual, jaquecas, falta de atención y desánimo, lo que a su vez son factores que pueden disminuir el rendimiento del empleado e incluso provocar accidentes, por el contrario el nivel óptimo de iluminación ayuda a que las personas puedan desempeñarse correctamente en su trabajo. 

http://lda.one/

undefined

La iluminación y su relación con la seguridad en el espacio de trabajo.

La capacidad y el confort visuales son importantes pues muchos errores y/o accidentes se deben a deficiencias en la iluminación o a errores cometidos por el trabajador dado que le resulta difícil identificar objetos o los riesgos asociados con la maquinaria y el entorno de trabajo.

El nivel óptimo de iluminación dependerá de la actividad que realice cada persona, un nivel deficiente de luz puede causar daños a la visión y aumentar el riesgo de accidentes. De este modo, Cuanto mayor sea la cantidad de luz y hasta un cierto valor máximo (límite de deslumbramiento), mejor será el rendimiento visual.

El principal desafío en los proyectos de iluminación de las empresas es encontrar el balance justo entre la funcionalidad y riqueza visual y los gastos de instalación y mantenimiento. La iluminación supone alrededor del 35% sin embargo, la tecnología LED posibilita el ahorro de hasta el 85%. Las nuevas tecnologías e innovaciones en sistemas ópticos ofrecen un abanico de posibilidades que generan beneficios inmediatos:


• Una mejor distribución de luz sobre los escritorios
• Menor deslumbramiento
• Disminución de los reflejos indeseables en las pantallas de los computadores
• Mayor concentración
• Fomenta la productividad de los empleados
• Disminuye el riesgo de sufrir accidentes.

undefined

Pagina de inicio