Un buen diseño de iluminación cuida el equilibrio entre luz natural y luz artificial, además de la cantidad de luz conveniente para la realización de actividades pues un exceso causa deslumbramientos, desperdicio de energía y aumento de la temperatura del lugar, por otra parte un nivel bajo de iluminación reduce el desempeño de los empleados y genera mala actitud. Instalar interruptores para controlar la iluminación evita los problemas de oscuridad y resplandor.

En cuanto a las luminarias, lo mejor es optar por las que emiten luz blanca, pues en el espacio de trabajo hay que fomentar la concentración y productividad del empleado. Así mismo los focos de la luz deben ser colocados paralelamente a la vista dirigida hacia la pantalla de la computadora.

Una persona que trabaja bajo una luz adecuada es mucho más productiva, pues esta permite desarrollarnos, concentrarnos y trabajar de la mejor manera, además evita dolores de cabeza, cuello, espalda a causa de mantener una mala posición en un intento por aprovechar la iluminación proporcionada.

El nivel óptimo de iluminación aumenta el rendimiento con una mínima fatiga, de este modo, una adecuada iluminación garantizará mejoras considerables en la productividad de la organización.

http://www.lda.one/

undefined