La capacidad y el confort visuales son importantes pues muchos errores y/o accidentes se deben a deficiencias en la iluminación o a errores cometidos por el trabajador dado que le resulta difícil identificar objetos o los riesgos asociados con la maquinaria y el entorno de trabajo.

El nivel óptimo de iluminación dependerá de la actividad que realice cada persona, un nivel deficiente de luz puede causar daños a la visión y aumentar el riesgo de accidentes. De este modo, Cuanto mayor sea la cantidad de luz y hasta un cierto valor máximo (límite de deslumbramiento), mejor será el rendimiento visual.

El principal desafío en los proyectos de iluminación de las empresas es encontrar el balance justo entre la funcionalidad y riqueza visual y los gastos de instalación y mantenimiento. La iluminación supone alrededor del 35% sin embargo, la tecnología LED posibilita el ahorro de hasta el 85%. Las nuevas tecnologías e innovaciones en sistemas ópticos ofrecen un abanico de posibilidades que generan beneficios inmediatos:


• Una mejor distribución de luz sobre los escritorios
• Menor deslumbramiento
• Disminución de los reflejos indeseables en las pantallas de los computadores
• Mayor concentración
• Fomenta la productividad de los empleados
• Disminuye el riesgo de sufrir accidentes.

undefined