Contar con un sistema de iluminación inteligente permite configurar las luces de modo que se enciendan y apaguen en la secuencia y dirección adecuadas, dependiendo de la predicción de movimiento y dirección de las personas y vehículos presentes, lo cual es posible gracias a los detectores instalados en las luminarias.


Adicionalmente a esto es posible regular la intensidad de la luz para adecuarlas a las necesidades de cada instante en función del volumen de tránsito de personas y vehículos, esto logra importantes beneficios en cuanto al control de contaminación y ahorro energético.

Al momento de realizar una iluminación eficiente, la instalación de sensores combinados con sistemas de control de iluminación permiten un considerable ahorro de energía automático.


Durante el día, los sensores de luz pueden tener en cuenta la iluminación natural para reducir la iluminación artificial.

Con la ayuda de detectores de movimiento, las zonas poco frecuentadas como pasillos, áreas al aire libre o lugares vacíos podrían atenuar a un nivel mínimo su iluminación o estar apagados cuando no son necesarios.

Para eventos que se suceden con regularidad, los sistemas de con temporizadores son adecuados para optimizar el consumo de energía, por ejemplo, en relación con las horas de oficina.


Una interfaz ergonómica facilita una adaptación fácil para las necesidades individuales.

http://lda.one/

undefined